Lic. Mayra Isel Rodríguez

Lic. en Psicología con Maestría en Sexología Educativa, Manejo y Sensibilización de Grupos.

Plaza Altezza, Tercer Piso No. 14
Av. Paseo de los Leones No. 2016-14
Col. Cumbres 2do Sector, Monterrey, N.L.

Cel. 044 811 599 6713
info@semillademujer.com
lic.mayraisel@hotmail.com


Servicios:
- Terapia o Consejería Individual para Mujeres.
- Terapia de Pareja.
- Problemas de comunicación, infidelidad, celos y baja autoestima.
- Consejería y resolución de disfunciones sexuales femeninas.
- Apoyo psicológico para parejas que viven con infertilidad o esterilidad.
- Diferentes cursos de educación de la sexualidad en diferentes temas como erotismo, fantasías, conocimiento integral de uno mismo, etc.

Talleres Junio 2013

Talleres Junio 2013
Más información: info@semillademujer.com *Taller Amor y Desamor, cambio de fecha: 22 de Junio

Despedidas de Soltera con una Sexóloga

7.07.2008

ENAMORAMIENTO Y CELOS

ENAMORAMIENTO Y CELOS
Mayra Isel Rodríguez Garza
Instituto Mexicano de Sexología, A.C.


Cuando una pareja se constituye como tal pasa por un proceso llamada limeranza, este proceso se conoce comúnmente como enamoramiento.


La limeranza viene a ser una sensación o estado en el que algunas personas se encuentran durante cierto tiempo y otros nunca o aún no lo han vivido, pero que en aquellos que lo han experimentado presenta una serie de características comunes, susceptibles de estudiarse y sistematizarse (Álvarez-Gayou, 1996, p.42)

Nos damos cuenta que estamos enamorados cuando existe una persona que nos atrae tanto que no dejamos de pensar en ella, a esto se le llama pensamiento intrusivo y casi siempre va acompañado de otros sentimientos como lo es el temor al rechazo junto con la esperanza de tener una respuesta positiva por parte de esta persona deseada.


El proceso de limeranza fluctúa entre 18 meses y 3 años según Álvarez-Gayou (1996) y cuando esta termina existen dos caminos posibles para la pareja


El primero… es terminar la limeranza… para iniciar un nuevo proceso, es decir, depositar su limeranza en una nueva persona. El segundo es cuando la limeranza, llegando a niveles muy bajos o incluso desapareciendo, se convierte en otro sentimiento dándose la transformación idealmente a lo que conocemos como amor. Es decir, desaparece el enamoramiento para convertirse en amor. (Álvarez-Gayou, 1996, p.50)

Los celos se pueden dar en cualquier etapa del proceso de la pareja, pueden ocurrir por amenazas reales o por fantasías.
Muchos piensan que tales sentimientos son un indicador de lealtad, y que su ausencia conlleva una falta de amor. Algunos autores sin embargo, consideran que los celos se relacionan más con el orgullo herido o el temor del individuo de perder lo que desea controlar y poseer. (Crooks, y Baur, 1999, p. 200).
"Los celos son la respuesta cognitiva, emocional y conductual ante la amenaza a una relación interpersonal" (Guerrero, citado en Shibley, 2006, p. 324).
Se dice que existen dos tipos de celos, los emocionales y los sexuales, los primeros se refieren al que un miembro de la pareja tenga una relación afectiva con un tercero; y los segundos se refieren al hecho de que una persona de la pareja tenga contacto físico sexual con un tercero. Estudios cualitativos dan a conocer que tanto a varones como a mujeres les preocupa más la infidelidad emocional de sus parejas. (Shibley, 2006, p. 324).
White y Mullen en 1989 (citado en Shibley) tienen una propuesta en cuanto a las situaciones que activan los celos.
Una es la situación en la que existe una amenaza a nuestra autoestima… en una buena relación, nuestra pareja nos ayuda a sentirnos bien acerca de nosotros mismos…si aparece un rival y nuestra pareja muestra interés… nuestra autoestima se ve amenazada.
La segunda situación que activa los celos es una amenaza a la relación… los celos se activan debido a nuestros pensamientos y sentimientos negativos acerca de la pérdida de una relación que ha sido buena para nosotros y de la pérdida de todas las cosas agradables que acompañan a esa relación. (Shibley, 2006, p. 324).
Ellos también mencionan que pasamos por diferentes etapas cuando los celos activan, primero se valora la situación cognitivamente y al encontrar que existe amenaza a nuestra autoestima o relación se produce una reacción emocional que primero consiste en la explosión de celos, en donde se manifiesta el estrés que la situación causa a quien lo vive; luego se revalora la situación para decidir como resolverla.

Las explosiones y suposiciones que se pueden hacer ante amenazas reales en una pareja, pueden aminorar significativamente cuando dentro de la pareja existe un contrato, una especie de acuerdo entre lo que se permite y lo que no se permite para ellos como pareja, ya que lo que para unos puede representar una amenaza, para otras personas puede pasar desapercibido, como por ejemplo, el que una persona heterosexual salga a convivir con alguien del sexo opuesto puede generar conflicto para algunas parejas, pero no para otras. Al dejar las cosas en claro se sentirá más tranquilidad porque las expectativas y deseos han sido expresados y dado pie a la comunicación dentro de la pareja.
Cuando una o ambas partes de la pareja rompen ese contrato hablado es cuando consideraríamos que existe infidelidad en la pareja, las causas de la misma son tantas dependiendo de la particularidad de cada pareja y de cada integrante de la misma, lo importante está en que se puede superar o no, dependiendo de la misma pareja, mientras exista la comunicación adecuada la situación se puede evaluar de manera realista y no en base a un ideal, para llegar a la conclusión de seguir o no en la relación.....
Para aquellos que decidan dejar la pareja, tendrán que cerrar ese círculo de su vida y comenzar eventualmente otro proceso de limeranza, y para quienes decidan quedarse como pareja, se recomienda el asistir a terapia de pareja para poder dejar ir el engaño, conocer las situaciones en las que se dio la infidelidad, aprender de los errores y volver a confiar de nuevo en la relación.
.
.
Bibliografía
Álvarez-Gayou, J. (1996) Sexualidad en la pareja. México: Manual Moderno

Crooks, R. y Baur, K. (1999) Nuestra Sexualidad. México: Thomson.

Fernández, A. y cols. (2003) Diferencias sexuales en los celos: Diferencias sexuales en la experiencia subjetiva de celos en jóvenes chilenos: Prueba del alcance intercultural de la Psicología Evolucionista: Universitas Psychologica (2), 101 - 107

Shibley, J. y DeLamater, J. (2006) Sexualidad Humana. México: McGraw Hill 9ª edición

6 comentarios:

rXa RdZ dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Marcelo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
jupiter_reencarnacion dijo...

Mucho gusto de conocerla Lic. Mayra, vera estoy por completamente interesada en su investigacion hacerca del estado de limeranza y me preguntaba, si me podria unir a su investigacion, para optener mas investigaciones asi como saciar ciertas dudas que poseo, que de alguna manera tambien me pueda servir como investigacion. Atte. Ariadna Osaki

Lic. Mayra Isel Rodríguez Garza dijo...

Buen día Ariadna.
Escríbeme directo al correo electrónico para ponernos de acuerdo
lic.mayraisel@hotmail.com

lalisady dijo...

Hola Mayra, me gusto mucho tu artículo.Quiero comentarte que a mi parecer, creo que uno de los principales "males" de hoy en día es el casamiento o concubinato entre jóvenes en el estado de la limeranza porque bajo esa secreción hormonal, esa manera de pensar, etc. no les permite transformar esa limeranza en otro sentimiento como el amor. Por lo tanto, hay muchos chicos y chicas que a muy corta edad se "comprometen" a una vida de pareja con hijos (como parte de su consumación de 'amor')y vemos a muchos de ellos y ellas en relaciones disfuncionales, con tremenda violencia que al final los llevará a la separación o divorcios, resentimientos, enfermedades, adicciones y más drasticamente en homicidios.Qué opinas?

lalisady dijo...

Perdón, me refería a que en la limeranza todo les parece color de rosa y algunos toman decisiones a la ligera, cegados por lo que ellos creen que es amor y no es así. Cuando pasa la fecha de caducidad del enamoramiento se dan de topes además, descubren que existen otras personas que les llama la atención y de las cuales se enamoran, y viene la infidelidad. Se que no es una regla pero se da.